Bando de la Alcaldía de Jerez de la Frontera 1999.11.25
  • Versión
  • Descargar 1
  • Tamaño del archivo 126.18 KB
  • Fecha de creación 9 octubre, 2018

Pego el texto completo del bando firmado por el (entonces) Alcalde de Jerez de la Frontera, D. Pedro Pacheco publicado el 25 de noviembre de 1999.

Ayuntamiento de Jerez
BANDO

  La violencia masculina es un problema que nos atañe fundamentalmente a los hombres, aunque quienes lo sufren y son víctimas del mismo son las mujeres. Por tanto nos implica a toda la sociedad, es un problema de todos y de todas y es preciso que sea combatido de manera conjunta.

  No es necesario argumentar la importancia de este problema social porque todos los días están sucediendo hechos que nos lo indican.

  La violencia masculina vive en el contexto de una cultura y una identidad machista, históricamente asentada y transmitida a través de modelos culturales que se traducen en conductas concretas. Hay una responsabilidad de género y nunca lo hemos dicho.

  Esta violencia que ejercen los hombres contra las mujeres tiene diferentes manifestaciones, desde los malos tratos físicos a agresiones sexuales y asesinatos, que son la punta del problema, contra el que es necesario intervenir de forma urgente. Pero además lo importante es actuar sobre la base que sostiene y conduce a esta situación extrema. Hablo del machismo en el quehacer cotidiano, del maltrato psicológico y afectivo, de las desigualdades entre hombres y mujeres y de un sistema patriarcal en el que estamos inmersos y transmite estos valores.

  Es necesaria una reflexión sobre la violencia sexual, sobre la violencia masculina no sólo como acto criminal, sino referida a un estereotipo masculino, que ve la relación sexual como acto de discriminación.

  Este problema no es sólo de ellas, de las mujeres. Los hombres no podemos seguir manteniendo una posición de silencio, que nos hace cómplices cada vez que una mujer es maltratada a manos de su ex marido o pareja.

  Es necesario que los maltratadores se sientan rechazados sobre todo por los hombres y que no puedan escudarse en la complicidad difusa de nuestro silencio.

  Es necesario que los hombres reeduquemos nuestra masculinidad, la separación de los roles como dominio, agresión u honor.

  Las instituciones no podemos conformarnos con medidas e intervenciones tradicionales y rutinarias, tenemos que avanzar de manera urgente en la protección efectiva de la mujer y en su independencia tanto económica como afectiva. También es fundamental promover roles de género más flexibles e igualitarios.

  Desde aquí abogo porque construyamos una sociedad en la que existan unas relaciones responsables, compartidas y tolerantes, y en la que las diferencias de sexo, género o raza no sean elementos de discrimanción, sino de complementariedad y de desarrollo individual y social.

Jerez, 25 de noviembre de 1999
EL ALCALDE DE JEREZ,
Pedro Pacheco Herrera

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *